The Japanese Popstars: la revelación de la música electrónica

 | Música en Universo Gay

Música

The Japanese Popstars: la revelación de la música electrónica2010
30
Dic
The Japanese Popstars: la revelación de la música electrónica Por Ariel Alan El grupo de Irlanda del Norte actúará en Madrid y Barcelona los días 14 y 15 de enero de 2011.


¡Compártelo!





“Los niños monos de la música de baile” (The Sunday Times); “Literalmente increíbles y geniales en directo” (Word); “Gustan al público con himnos a lo Orbital mezclados con Kraftwerk y palpitantes agresiones a lo Prodigy” (NME); “Estos chicos irlandeses han cocinado un afilado monstruo electro” (The Times); “El grupo de nueva electrónica más interesante del planeta” (Mixmag); “Jodidamente increíbles” (Pop Justice); “El single de la semana, pop electrónico absolutamente magnífico” (The Guardian); “Una locura que engancha sin remisión” (The Fly)… Son algunas opiniones de influyentes medios sobre The Japanese Popstars, un trío que llega de Irlanda del Norte con un nuevo disco, Controlling Your Allegiance, que se publica el próximo mes de marzo y que presentará en dos conciertos en España: viernes 14 de enero en Madrid (Sala Cool, sesión Stardust) y el sábado 15 de enero en Barcelona (Sala Razzmatazz, The Loft).

Será una ocasión de escuchar en directo a la banda que ha capturado la atención de propios y extraños, de un trío que ha subido poco a poco y con una curiosa historia detrás porque, a veces, para saber lo bueno que eres es necesario ponerse a prueba, aceptar un desafío. Es lo que hacen los mejores en los negocios, el deporte y las artes para llegar a la cima movidos por el afán, por el hambre de superarse. The Japanese Popstars son voraces. Desde que probaron el éxito por primera vez en 2006 con sus dos primeras grabaciones en un pequeño sello independiente de música de baile, su carrera ha transcurrido en una suave curva ascendente, pero ahora esa línea está a punto de tomar una fuerte subida en vertical. Son tres chavales del norte de Irlanda, dos de Derry y uno de Dungannon, que se han pasado los dos últimos años acumulando kilómetros mientras llevaban su chispeante show en directo a todos los rincones del globo… y todavía han encontrado tiempo para grabar el disco de sus vidas. Es su segundo álbum: Controlling Your Allegiance (Controlando tu lealtad).

The Japanese Popstars (Gary Curran, Declan “Decky Hedrock” McLaughlin y Gareth Donoghue) llevan juntos solo cuatro años pero ya se han labrado una reputación que puede competir con los grandes nombres de la música de baile como uno de los grupos que no hay que perderse en directo, proveedores de energética música electrónica que pisa con fuerza. En los dos años transcurridos desde su álbum de debut We Just Are (Simplemente somos), que incluía los grandiosos y agitados himnos rompepistas Sample Whore y Delboy’s Revenge, han estado de gira por Estados Unidos, han tocado en Australia, por toda Europa y, por supuesto, Japón, un país que les ha llegado especialmente al corazón.

“Es la primera vez que vamos a un lugar (Japón) y encontramos a gente esperando por nosotros en el hotel cuando llegamos”, cuenta Gareth entre sonrisas. “Lo curioso es que allí nos hicieron las únicas entrevistas en las que no nos preguntaron sobre el nombre del grupo. Simplemente lo aceptaron tal cual”. ¿El nombre? Vamos a quitarnos esta pregunta del medio lo más rápida y menos dolorosamente posible. Fue idea de Decky, fan de la cultura japonesa y especialmente de sus películas, con la esperanza de que incluir Japón en el nombre les facilitaría cierta atención allí.

“Se me ocurrió y pensé que quedaría muy bien en los carteles”, explica Decky. “Recuerdo llamar a Gary en el coche y preguntarle qué le parecía. Y lo único que oí como respuesta fueron sus risas”. Pero ha funcionado. Y en algún momento, The Japanese Popstars eran los únicos occidentales que figuraban en la lista de iTunes Japón. “Hemos pensado que quizá algún día nos mudemos todos allí y vivamos en una cabaña en el Monte Fuji”, declara Gareth con una risita.

Hay mucha distancia entre Derry (Irlanda) y Tokio, pero la historia de The Japanese Popstars empezó con la amistad, entre Decky y Gary, se forjó a través del amor por la música y pinchar juntos como DJ y lleva un recorrido ya de más de 13 años. “Él es la música”, dice Decky de Gary. “Vio mi primera actuación hace años y siempre nos hemos mantenido en contacto. Gary siempre ha sido un DJ, así que siempre nos las hemos arreglado para estar en su lista de invitados. Cuando llegaba la fiesta de Nochevieja, nos ponía en la lista de puerta. Un día, tras su actuación, me dejó escuchar todas las canciones en las que había estado trabajando. Y pensé que podíamos hacer algo con eso”.

Así que empezaron a salir juntos y fue en uno de los principales festivales de música en Irlanda, el Oxegen que se celebra a las afueras de Dublín, donde fue tomando forma la idea para The Japanese Popstars. “Estábamos una tarde viendo actuar a un artista de música electrónica muy conocido”, recuerda Decky, “y pensamos que podíamos hacer algo mejor que aquello. Tuvimos la típica conversación de colegas borrachos, reafirmándonos mutuamente que podíamos hacerlo. Quizás en un año podamos estar aquí gratis tocando en vez de tener que pagar 120 libras por entrar. No fue así, pero sí fue el comienzo de la banda”.

Gareth se unió cuando a Gary le picó el interés al ver un póster en un tablón de anuncios. Cuando el CD de Gareth le llegó por correo, Gary se dio cuenta de que había encontrado un alma gemela, ya que los dos estaban machacando el mismo tema que habían escuchado en una mezcla de Global Underground de Nick Warren. Resultó también que Gareth estaba construyéndose su propio estudio, igual que Gary.

Mientras Gareth daba clases en salas repletas de contables enseñando cómo utilizar programas informáticos especializados, Decky y Gary trabajaban juntos en un centro de atención al cliente de una tienda de componentes eléctricos muy conocida en el Reino Unido y salían a comer juntos escuchando canciones en el coche de Gary. Decky trabajaba como supervisor en un servicio de atención al cliente en informática junto a Gary, que también era un trabajador social ayudando a los jóvenes desfavorecidos de Derry. “Ya sabes”, explica Gary el DJ pelirrojo, “programas para fomentar la confianza, ayudar en las relaciones sociales y aprender sobre los efectos del alcohol. Y luego llegaba yo los lunes por la mañana ¡apestando a aliento de borracho!”.

Con el tema que iba a ser su primer éxito, Rodney Trotter, un promotor entró en contacto con Decky, a través de un tablón de anuncios en la sala The Trinity Rooms en Limerick. “Dijo que nos daría un dinero por tocarlo en directo y pensamos “¡Llegan los días felices (clink, clink, sonido de caja registradora)!” cuenta Decky. “Luego nos preguntó si podíamos actuar durante una hora, pero sólo teníamos ese único tema”. Era febrero de 2006. El concierto sería en abril. Dos meses para escribir y ensayar todo un repertorio. Fue entonces cuando echaron mano de Gareth, que había demostrado ser todo un hacha con el ordenador portátil y los controladores midi, y le pidieron que se uniera a la banda.

La mañana del día de la actuación, tras dos meses frenéticos, la relación sentimental de ocho años de Gareth se rompió. Los tres miembros de los Popstars habían estado trabajando a toda máquina desde el momento que se despertaban hasta que se acostaban, preparando nuevas canciones para el concierto. Gareth se pasó las ocho horas de mágico viaje desde Derry hasta Limerick con la cabeza entre las manos. Decky no descubrió lo que le pasaba hasta el final del día. Después del exitoso concierto de debut, Gareth empleó todo su tiempo libre en The Japanese Popstars.

Tras los singles Rodney Trotter y Dirty Popstars On Your Radio, publicados en el sello Dozer Records de Paul Jackson, The Japanese Popstars se pasaron a Gung-Ho!, que les prometió un contrato para un álbum después de haber remezclado para el sello el tema So Shock'in! de Rob Hawk & MySoul en 2008. Quizá influidos por la forma en que habían compuesto a toda velocidad para aquel primer concierto en Limerick, The Japanese Popstars querían publicar su música sin dilación. Los encargos para hacer remezclas habían empezado a llegar también, incluyendo una para Groove Armada (Get Down) que consiguieron después de que el veterano dúo inglés de música house diese un concierto en el mismo club de Limerick en el que Decky, Gareth y Gary habían hecho su debut.



“Escucharon uno de nuestros temas en Tong”, cuenta Decky, “y Fergie nos daba mucha difusión en Radio1. Eso nos ayudó mucho realmente”. Los tres “Japstars”, como les apodaron, aguantaron en sus trabajos de día hasta después de haber publicado We Just Are en agosto de 2008. En las críticas y reseñas del primer álbum les compararon con Orbital, Chemical Brothers y Underworld (“Algo que aún no entendemos”, declara automenospreciándose Decky).

Por entonces seguían pasando todos los fines de semana dando conciertos por Irlanda, el Reino Unido y Europa para luego regresar entre semana a sus trabajos de lunes a viernes. “Esa es la razón por la que no tenemos delirios de grandeza”, declara Gary. “Creo que tenemos suerte de vivir en Irlanda”, añade Decky, “porque no tenemos realmente un séquito y no hay nadie para adularnos”. Pero eso podría cambiar. Importantes peticiones de remezclas les han estado llegando de artistas como Beyoncé, The Ting Tings, Depeche Mode, Editors y Gorillaz. Incluso acaban de aceptar un encargo para, ¡guau!, Kylie.

Controlling Your Allegiance es el primer fruto de su nuevo contrato con EMI, el disco que supone su gran salto. El trío admite haber mejorado en todos los aspectos, no solo porque han utilizado cantantes por primera vez. Y no cualquier viejo cantante de sesión. El primer single, Destroy, incluye la peculiar, inquietante y convincente voz de Jon Spencer (reconocido por su Blues Explosion) acompañada de un chapoteante bloque siniestro de nu-electro que culmina en un endemoniado desmadre de embravecidos sintetizadores.

“La mayoría de los temas del álbum empezaron como apuntes a altas horas de la noche”, comenta Gareth. “Luego los fuimos desarrollando. Las voces en este disco fueron un gran reto para nosotros porque nunca habíamos utilizado voz y ninguno de nosotros tenemos formación como ingenieros de sonido. Supuso toda una curva de aprendizaje”. Eso ocurrió sin duda cuando Decky tuvo la idea de reclutar a Robert Smith, de The Cure, para una de las maquetas. Le pidieron al sello Gung Ho! si era posible intentarlo. Por suerte, Robert visitó el MySpace de los Japstars, le encantó lo que escuchó y dijo que quería trabajar con los chicos.

l resultado es Take Forever, que con su guitarra, su bajo y un tenue aire de melancolía es un salto cualitativo desde We Just Are. Es el sonido de The Cure si hubiesen nacido en el 2006, aunque casi no llega a grabarse. “Le enviamos un email a Robert (Smith) y no tuvimos ninguna respuesta en seis meses”, explica Decky. “Luego por casualidad recibimos un email diciendo que nuestro correo había ido a parar a la carpeta de spam tomándolo por correo basura”. Durante varias semanas, con emails y MP3s yendo de aquí para allá y con unas 38 ideas diferentes, incluyendo un bajo de seis cuerdas que Robert había metido, cuajaron las letras y el tema.

Otros de los nombres que reciben el tratamiento especial de The Japanese Popstars es el de Lisa Hannigan, cantautora irlandesa nominada a los premios Mercury, en el edificante, melódico y con sonido programado house Song For Lisa, así como la leyenda del house de Chicago, Green Velvet, que pidió a The Japanese Popstars que trabajaran con él después de que pincharan juntos como DJ en varias ocasiones. Eso llevó a Let Go, un arrasador, tumultuoso y enrevesado aluvión electro.

James Vincent McMorrow, la respuesta de Irlanda a Bon Iver (cantante americano de folk psicodélico) contribuye con particular voz en falsete en Shells Of Silver. A 100bpm, demuestra que los Japstars tienen un lado más suave. Fight The Night es quizás el tema favorito de la banda e incluye la colaboración de Morgan Kibby, el cantante americano de M83, los etéreos franceses revivalistas de los setenta y nuevos shoegazers. Como grandes fans de M83 que son, los Japanese estaban especialmente decididos a asegurarse los servicios de Morgan. “Su voz es como de otro mundo, mística”, declara Gareth. “Cuando nos envió sus voces nos quedamos con la boca abierta, asombrados. Fue entonces cuando nos dimos cuenta de que este disco suponía un gran avance respecto al primer álbum”.



Y sin duda lo es. Muchas bandas se desmoronan con choques de egos y fanfarronadas. Eso no pasará con The Japanese Popstars. Su sonido puede que sea descarado, contundente y directo, pero eso no traspasa a sus personalidades. Y como señala un mensaje de un fan americano en Twitter, hay cierta ironía en su nombre puesto que no son ni japoneses ni estrellas de pop. Bueno, nunca serán lo primero, pero… ¿popstars? Ante la evidencia de Controlling Your Allegiance… ¿Quién se atreve a apostar en contra?






Fotos

¿Te ha resultado interesante?

0
0

Tu opinión importa

Escribe tu opinión y compártela con los demás.


que lastima que no pasen por valencia no pensava ir averlos
Por nino-nano - 05/01/2011 23:17


Escribe tu opinión

Para poder comentar este artículo tienes que identificarte como usuario del portal. Si aún no estás registrado puedes crear tu cuenta gratis en menos de un minuto.

 

Buscar en Música

Destacados

 

Comunidad

Actualidad

Miradas

Consultas

Agréganos

Suscríbete a Universo Gay

Recomendados

Acerca de...